PSIQUIATRIA PERINATAL

Dado el exito de la entrada sobre Psiquiatria Perinatal, del capitul0 de la Psiquiatria en el hospital general. Hemos buceado por los archivos de docencia del servicio buscando diversas actividades que hemos realizado  en este campo y os las presentamos agrupadas en esta entrada.portada libro tibur angosto y aparicio 2015 aen

Uno de los primeros fue este articulo al que os podeís bajar siguiendo el enlace.

Simón D, Gómez-Reino I. Psicosis Puerperal: aspectos clínicos y asistenciales. Psiquiatría Pública 1999; 11 (3):70-78.   Psicosis Puerperal. Texo Completo.


Simon Lorda David. Psiquiatria Perinatal: Depresión postparto y psicosis puerperal.  En Aspectos psiquiátricos y psicológicos del paciente médico-quirúrgico (Ignacio Gómez-Reino Coordinador) . Ed. Fundación Cabaleiro Goas. Complexo Hospitalario de Ourense. 2008; 3: 53-70. ISB: 978-84-453-4602-0

19-carryspirit2-diego-carrizo-alvarez

Concurso Fotográfico del CHUO.

Este capitulo lo escríbio David, como parte del libro que sobre formación en Psiquiatria de Interconsulta y enlace publicamos en el 2008 en el servicio. Os adjuntamos las diapositivas y el texto de capitulo.

Psiquiatrica-perinatal-depresion-posparto-y-psicosis-puerperal (Presentacion en Power Point del capitulo)

En estas primeras diapositivas de introducción enmarcamos la sintomatología psiquiátrica perinatal en el contexto de los diagnósticos psiquiátricos (1) (2). Aunque el embarazo se ha considerado tradicionalmente como un período de relativo “bienestar” psíquico, sí parece muy demostrado que el puerperio es un período de especial incidencia de aparición de patología psíquica. Las cifras de riesgo para desarrollar un trastorno psiquiátrico durante el embarazo de 7,1 por 100.000 anualmente, frente a los 40,3 por 100.000 del período posparto, que son claramente más elevados incluso que el riesgo de la población general (35,1 por 100.000). Las pacientes de alto riesgo (con historia previa de un trastorno afectivo, bipolar o psicosis puerperal) deben ser monitorizadas estrechamente después del parto y podría estar indicado administrárseles una medicación profiláctica (antidepresivos, dosis baja de neurolépticos o de litio) (3) (4).

El segundo grupo de diapositivas se refiere a la psiquiatría de enlace en Obstetricia y Ginecología, y la llamada psiquiatría perinatal. En ella se describe la misión, objetivos y estructura de un programa/equipo de psiquiatría de enlace en Obstetricia/Ginecología (1, 5, 6).

En la tercera parte hacemos referencia a la patología psiquiátrica perinatal, así como un somero repaso de los principales cuadros que aparecen (2,7,8,9,10,11).

    En el siguiente apartado están dedicadas a la depresión posparto/postnatal. Aproximadamente del 50% al 75% de las mujeres experimentan alteraciones menores del humor (Blues maternal) en la semana siguiente al parto, incluyendo una leve “elevación” del humor u ondulaciones depresivas. La tristeza no requiere un tratamiento específico distinto a la confianza y  apoyo sociofamiliar, pero si dura más de dos semanas, debería descartarse un diagnóstico de trastorno depresivo. En varias diapositivas repasamos criterios diagnósticos, diagnóstico diferencial, criterios de evaluación así como algunas indicaciones terapéuticas. Los trastornos depresivos post-natales afectan entre un 10% y un 15% de las mujeres en edad de gestación. Existe un riesgo inminente de trastorno depresivo en el mes siguiente al nacimiento, en comparación con las tasas de incidencia mensuales en mujeres que no se encuentran en gestación. Las tasas de incidencia son similares en distintas culturas, a pesar de las variaciones culturales en las costumbres y rituales en torno al nacimiento. En consecuencia, el trastorno depresivo post-natal es una de las  complicaciones más comunes de la maternidad y tiene consecuencias severas y adversas a largo plazo para la madre, su familia y el niño en desarrollo. Hasta ahora, un 50% de los trastornos depresivos post-natales no son detectados (12, 13). Los primeros indicios  de un trastorno depresivo en la madre estarían relacionados con  problemas de comportamiento o fallas en el progreso del bebé. Las mujeres con trastornos depresivos severos podrían presentar el riesgo de hacerse daño a sí mismas o a su bebé. Los factores psicológicos y sociales son importantes conceptos correlativos de los trastornos depresivos post-natales. Las circunstancias concomitantes más comunes son: problemas en las relaciones parentales tempranas, problemas maritales, situaciones vitales adversas, una historia familiar o personal de trastornos depresivos, trastornos depresivos post-natales previos y ambivalencia en cuanto al embarazo.

Los trastornos depresivos post-natales son similares en cuanto a su significado clínico a los trastornos  no psicóticos en términos de sintomatología, curso, duración  y resultado. Como en otros trastornos depresivos los factores culturales podrían influir en los síntomas y sus manifestaciones. La mayoría de los trastornos depresivos post-natales pueden auto limitarse pero deben ser tratados. Estudios longitudinales muestran que un cuarto de las madres afectadas continúan deprimidas aún para el primer cumpleaños del hijo. Existe una bien fundamentada evidencia de que el trastorno depresivo de una madre tiene efectos adversos en el niño que incluyen: función cognitiva deficiente, dificultades afectivas y problemas de comportamiento.

Aquellas mujeres que se encuentren severamente deprimidas, con alto riesgo de hacerle daño al bebé o a sí mismas, necesitarán apoyo extra de sus familias, así como de los servicios de salud y podrían también necesitar ser internadas en un hospital. En algunos países existen unidades para la madre y el bebé, donde se garantiza la seguridad del bebé al tiempo que se facilita la unión entre la madre y el niño; dichas unidades mejoran los resultados tanto para la madre como para el niño, aunque esto no ha sido demostrado empíricamente (2, 9, 10, 11,  14, 15).

Posteriormente analizamos el cuadro clínico de la psicosis posparto/puerperal. La psicosis post-parto muestra una incidencia de 1:500 a 1:1000 nacimientos vivos en las distintas culturas.  Aunque las psicosis posparto se han estudiado desde los tiempos de Hipócrates, hoy por hoy no existe consenso acerca de su nosología y de su clasificación.

En muchos países europeos se reconoció durante años un síndrome puerperal por omegaman1-hugo-babarro-cidexcelencia, y era la llamada amencia. Se pensaba que era de origen psicógeno o reactivo, y que ocurría en mujeres con personalidad inmadura. El término “Amencia” hace referencia a confusión y/o perplejidad, y viene de la literatura germana. Históricamente ha sido reconocido como uno de los tipos de Reacción exógena aguda de Bonhoeffer. Para muchos autores, la amencia ha sido considerada como el síntoma nuclear de las psicosis puerperales, entendidas en el sentido clásico. Cabaleiro Goás (16, 17) incluye la Amencia como uno de los Síndromes de Reacción Aguda de Bonhoeffer, dentro de los estados confusionales de la conciencia, De acuerdo con este concepto clásico de Psicosis puerperales (y haciendo referencia a que existen cuadros de esquizofrenia, manía y depresión de presentación en el postparto), un autor holandés, Klompenhouwer (18) las define como: Cuadro de psicosis confusional que se desarrolla en mujeres sanas en un período de 2 semanas después del parto.

La mayoría de las pacientes presentan casos severos de psicosis dentro de las dos semanas siguientes al parto, con frecuencia acompañadas de perplejidad o confusión, junto con ideación suicida o infanticida (11, 19).

Finalmente hacemos algunas consideraciones sobre el tratamiento de estos procesos durante el periodo posparto que obliga a tener en cuenta que es una fase de posible lactancia por lo que será necesario valorar los psicofármacos a utilizar. (2, 9, 10, 20, 21, 22).

COMENTARIO FINAL: El embarazo y el parto son acontecimientos vitales de gran importancia en el desarrollo de los núcleos familiares, pero puede ser una etapa de enorme stress y desequilibrio emocional en algunos casos, y debería prestarse particular atención a aquellas mujeres que tengan antecedentes personales o familiares de problemas psiquiátricos emocionales, que carezcan de apoyo en su ambiente, o que sobrelleven acontecimientos estresantes. Aunque no existen Unidades de Ingreso Psiquiátrico Madre-Hijo en nuestro país, mediante una cierta flexibilidad y colaboración interservicios es posible adaptarse en una Unidad de Hospitalización Breve de adultos a las necesidades organizativas y asistenciales que implican estos casos (2, 23).


Por ultimo os presentamos algunas de los temas del curso de Psiquiatria Perinatal: Epidemioloxia, Detección, Tratamientos e Intervención Psicosocial.  Celebrado en Ourense el 13 y 14 de Junio de 2012 y Organizado por el FEGAS. Coordinador del Curso: David Simón Lorda.

angustia-pos-partoAtención al duelo Perinatal. Relatora: Isabel Rodriguez Sobrino. Psicologa Clínica. Servicio de Psiquiatria del CHUO

Manejo y tratamiento de los trastornos mentales  en el embarazo/postparto: Psicosis Puerperales y otros trastornos . Relator: Ignacio Gómez-Reino Rodríguez. Psiquiatra. Servicio Psiquiatria del CHUO.

Seguiremos rebuscando para presentaros mas material y el programa de duelo perinatal que hemos puesto en marcha desde el 2010. Pero eso en otra entrada…………………………..

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos de Revisión y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a PSIQUIATRIA PERINATAL

  1. Pingback: Psiquiatria Perinatal II | udocentepsiquiou

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s