EL DR. COLODRÓN: UN DÍA EN OURENSE.

Por Francisco Moreno Tovar. Psiquiatra. Orense. fmoto318@gmail.com

Dr. Colodrón.

A principios del 1992 conocimos la obra del Dr. Colodrón: Las Esquizofrenias. Síndrome De Kraepelin-Bleuler, su lectura fue un bálsamo entre tantas otras, recomendadas-obligadas de los muchos campos que aun no sabíamos si nos interesaban, lecturas no siempre fáciles y que exigían a su vez nuevos conocimientos y otras  lecturas.  Sin embargo este libro de lectura amena, parecía un dialogo con su autor, al que podías imaginar tener delante contándote lo que decía.

Sabia de lo que hablaba, trasmitía un saber reposado en sus paginas, derrochaba erudición y  hacia que conceptos difíciles parecieran  sencillos. Desde entonces nos interesamos por su obra.

Hombre poco conocido entonces, y puede que ahora también, pues no solía aparecer  en la multitud de encuentros psiquiátricos que con cualquier motivo se celebraban en aquellos años.

Pero una vez descubierto te convertías en un seguidor entusiasta.

LAS ESQUIZOFRENIAS SÍNDROME DE KRAEPELIN-BLEULER 

2ª Edición Ampliada Editorial Siglo Veintiuno 1990 .

48141620Su primera edición es de 1983, libro que lo consagró como autoridad en el tema de la esquizofrenia, y que reorientaba su interés psiquiátrico hacia el núcleo de nuestra praxis.

Natural de Valladolid ( Nava del Rey 1931) licenciado en Medicina por la Universidad de Salamanca, (se formo como psiquiatra en Madrid, discípulo de Bartolomé Llopis),  amplió estudios con una beca en la Universidad de Berlín,  donde estudio los textos clásicos, y se interesó por la obra de Paulov en un primer momento. Tuvo un importante papel en la introducción  en España de la reflexología y la medicina Córtico-Visceral (cómo, a través de todo un complejo sistema de condicionamientos, la enfermedad podía ser una respuesta).

Su edición de la obra de PÁULOV FISIOLOGÍA Y PSICOLOGÍA 1968, tuvo mucho éxito .

Había publicado anteriormente estos  libros:

  •             LA ACCIÓN HUMANA 1969.
  •             LA MEDICINA CÓRTICO-VISCERAL 1969.
  •             DE LA ENFERMEDAD COMO RESPUESTA 1976

 

En aquello años nuestro quehacer psiquiátrico estaba aún ligado al psiquiátrico de Toen, donde nos habíamos formado como residentes; eramos por entonces un puñado de jóvenes profesionales con ilusión y ganas, planeando el desembarco en el hospital general.
dscn7760

Biblioteca del Hospital de Toen

Atentos a su trayectoria  leímos sus artículos periodísticos, que continuaron hasta primeros del nuevo siglo.

 



Colodrón ha sido siempre fue una persona activa en la vida cultural, política, y es autor de estos artículos publicados en EL PAÍS, de aquellas fechas son:

LA PSIQUIATRÍA EN BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO 03/1980. En el que hace una reflexión de los progresivos pasos que se dieron para abrir las puertas de los manicomios. Philippe Pinel   había liberado al loco de sus cadenas del hospital de la Salpetriere  convencido que el loco es un enfermo.

En 1927 el premio novel Julius Von Wagner- Jauregg  se le ocurrió, tras observar que los enfermos de lúes cerebral mejoraban con la fiebre , inyectar malaria a los enfermos de Parálisis Cerebral. Nos dice Colodrón: Jauregg descorrió el pestillo de la puerta del manicomio. Nunca se ha explicado el efecto saludable de la malario terapia .

Mas tarde Manfred Sakel  tratando con insulina, a dosis elevadas, a toxicómanos, por casualidad, descubre que los comas insulínicos,  “mejoraban sorprendentemente a algunos psicóticos severos,“igualmente nunca se ha explicado porqué”.

Von Meduna inicio las terapias de choque con alcanfor,  las crisis epilépticas mejoraron como nunca antes,  a los pacientes esquizofrénicos.  Igualmente no se ha aclarado el porqué.

Después el italiano Cerletti utilizo la descarga eléctrica con el mismo fin, “las puertas del manicomio oxidadas con el tiempo, se aflojaban con estos empujones”  y por ultimo en el 1950 Laborit anestesista observa el cambio de comportamiento de los pacientes tratados con Clorpromacina “Las puertas del manicomio, a veces por desgracia aun giratorias, se abrieron para siempre”.

LA SALUD MENTAL COMO DESAFIÓ 09/1981.  En él, se plantea cómo ha de ser la reforma de la salud mental, ajena a su utilización política .

AQUEL EDITORIAL SOBRE LA LOCURA 12/1985. Analiza las experiencias de EEUU e Italia; el primero con la ley de centros comunitarios de salud mental de 1963, y la ley 180 de Franco Basaglia, “ambas desastrosas“que si bien redujo considerablemente la cifra de enfermos hospitalizados, no mejoro su asistencia, sino que los arrumbo en abarrotadas “nursing homes”  o los escupió a los mas sórdidos guetos de la marginación…. y si bien es cierto que nuestra sociedad no sabe que hacer con las  enfermos mentales, las otras tampoco”.

TURISMO PSIQUIATRÍA Y REY 05/1986.

LAS TENTACIONES DEL MIRA FUEGOS 07/1986. Analiza el trastorno de la  piromanía y  como se beneficia de la caja de resonancia, “la caja tonta de la Tv” .

DE LO LÚDICO, LO PATOLÓGICO  Y LO TERAPÉUTICO 03/1988. Sobre la ludopatía.

HUMANO MUNDO 03/1989. Analiza la valentía de Pinel, y su obra en plena revolución  francesa.

CASO DE LA PSIQUIATRÍA 01/1996. Plantea la necesidad de regular el secreto profesional del médico.



Ya en el hospital general a partir de 1996 y con motivo de organizar la docencia para los nuevos residentes, fue un empeño personal conseguir el Dr. Colodrón viniera a Orense ,y tener la oportunidad de escucharlo en un ambiente mas entrañable. Iniciamos los primeros contactos.

Mientras tanto se publicaron:

EL TRASTORNO ESQUIZOFRÉNICO DE LA ACCIÓN HUMANA.

Fundación Archivos De Neurobiología Madrid 1995.

NuevoDocumento 2018-03-12_1El autor intenta de formalizar “el proceso fundamental de esas formas de manifestación de la locura, la esquizofrenia “este trastorno es el riesgo que nos expone el privilegio de pensar”.

Es un intento de elaborar una teoría de la esquizofrenia, sin escalas,  ni receptores.

Libro surgido como reflexión de sus ultimas conferencias, “sabemos mas, pero continuamos ignorando sobre qué … la entidad, es como un entramado, que no acertamos a definir, y que ofrece múltiples formas de presentación y múltiples caras, proceso cambiante de tremendo impacto social y a veces de extrema gravedad”.

El trastorno fundamental de lo esquizofrénico es “el trastorno de la acción humana”.

No en el sentido del conductismo, sino “como la actividad mutua de las partes, orientada a un resultado adaptativo de la totalidad, que a su vez genera una información aferente sobre la eficacia del resultado; como análisis y síntesis de las aferencias externas e internas, de la motivación dominante, de los contenidos mnémicos, del propio proceso de la toma de decisión, de la conducta, y de la reaferencia que informa sobre la adecuación de esta.

La acción humana como el conjunto de procesos dirigidos a producir la conducta conveniente para el individuo como un todo.


CINCO CONFERENCIAS SOBRE LA ESQUIZOFRENIA

Editorial Triacastela. Colección Psicopatología nº1 Madrid 1999.

Fue premio Jaime Albert Solana en el 2000.

Antonio Colodrón

NuevoDocumento 2018-03-12_2CAPITULO 1. Concepto de ENFERMEDAD mental. Qué es la enfermedad mental? cuestión esta endiabladamente resbaladiza, soporte de espesas disputas desde posturas difícilmente conciliables. El autor proclama su convicción de que el límite entre cordura y locura será siempre arbitrario por su movilidad, y por los beneficios que produce a la sociedad que lo determina.

Capítulo 2. ¿Qué es la esquizofrenia? Desde el primer momento de la conferencia el autor nos transporta, de la seguridad de criterios imperantes en la actualidad, al enigma que la propia voz “esquizofrenia ” que nadie acierta a rematar.

La esquizofrenia designa, y es ésta, creo, una opinión ampliamente aceptada, cierto modo de ruptura de la acción humana, exteriorizado en unos cuantos signos entretejidos con otros más tumultuosos que señalan la insuficiencia reactiva. Este concepto tras debatirse durante un siglo, continúa como concepto provisional.

El autor hace el intento de elaborar una teoría de la esquizofrenia, “sin escalas ni receptores tan de moda en la actualidad en la investigación imperante, en que parece que, solo lo que se puede medir, se denomina ciencia”.

Capítulo 3. Neurolépticos y PSICOSIS unitaria. La Clorpromazina quebró el curso de la forma mas terrible del sentir, pensar, y obrar, del trastorno de la acción humana. Los neurolépticos, todos, modifican en mayor o menor medida la actividad de los receptores de dopamina, cuya disfunción, se postuló primeramente como eje del trastorno esquizofrénico. Este “remedio universal, “impulsó la antigua teoría de la psicosis única”.

Capítulo 4. Las tribulaciones de la esquizofrenia tardía. El interés taxonómico de las R.D.C. y su decisión de eliminar la esquizofrenia tardía y la parafrenia, renovó, el interés por el material excluido y pronto, se oyeron voces casi todas europeas, que ironizaban sobre el valor del punto de corte a los 45 años. Incluir ese criterio en las DSM- fue una muestra más del absurdo de trasladar linealmente a la clínica reglas propuestas para seleccionar grupos de investigación. Aún así, tanto la DSM- como la CIE 10 fracasaron al separar la esquizofrenia tardía del trastorno delirante. En la práctica, y al margen de esos criterios enfadosos, se maneja el esquema Kraepeliniano: esquizofrenia tardía, parafrenia y paranoia, tan hermosamente metaforizado por el maestro de Bonneval: esquizofrenia, un sueño; la parafrenia, un mito; la paranoia, una novela. El sentido práctico norteamericano optó por la solución más contundente: negar la esquizofrenia tardía y dar distinto nombre a cuantos desórdenes, pasada la cuarentena, aparezcan con caracteres comunes con ella.

Capítulo 5. Esquizofrenia y política de Estado. En esta conferencia el autor pone en relación los acontecimientos históricos de tres culturas diferentes con sus avatares y bandazos, ese ir y venir de la esquizofrenia, mito sagrado a las luces y sombras de la historia. Francia. INGLATERRA. URSS .

Maravilloso libro de obligatoria lectura a todo Psiquiatra, que sin duda paladeará sus paginas con regocijo.


En este mismo año ,1999, y con motivo de una conferencia que dada en Madrid, me desplace a la capital para contactar con él, y formalizar un encuentro en Orense.  Ya nos habíamos  carteado  invitándolo a venir con nosotros.
Tras su intervención, lo asalto, le pregunto si es el Dr. Colodrón, me contesta que si con gesto amable, me presento y de donde soy, enseguida le suena Orense, se disculpa por no poder haber estado en las jornadas pasadas, y luego recuerda a su amigo Mariano de la Cruz, que  le comentó las cosas que estábamos haciendo. “Por cierto, Mariano también quedó muy sorprendido de lo interesados que estábamos en la ciencia, no como en otros sitios que están esperando a que termine el rollo, para que le den el certificado, y largarse”.
Empezamos  a conversar que precisamente, en un numero de una revista gallega la A.G.S.M. que llevo encima, se comenta su ultimo libro, CINCO CONFERENCIAS SOBRE LA ESQUIZOFRENIA, me presento como su comentarista, me lo agradece con una sonrisa; nos sentamos en un café y comenzamos conversando sobre la corriente imperante de la psiquiatría americana, “gran desconocedora de la psiquiatra europea, en el pensamiento y practica psiquiátrica actual” . Amablemente me corrige cuando  le planteo “¿ que crearía mayor salud mental, si los nuevos antipsicóticos o un psiquiatra mas  en la comunidad? , …me hace la observación que un psiquiatra, no genera mayor salud mental, sino mejor asistencia, y que la salud mental la generan los gobiernos .
Hablando de los errores del lenguaje y sus vocablos, antidepresivos, etc.  Se muestra crítico   con el vocablo “antipsicóticos” ya ,“que no son tales sino, tal y como fueron descubiertos, sedantes mayores, y recuerda una anécdota personal en la que él, se tomo una pastilla de Sinogan, delante de una paciente para convencerla de que no pasaba nada, … “ahora veras que no pasa nada… mira” y se tomo una,  y riéndose abierta y francamente comentó,  “y desde luego que pasaba, estuve tirado todo el día” .
Le comenté que a mi entender los llamados  antipsicóticos son mas pacificadores  que antipsicóticos, ya que la psicosis sigue ahí, pero gracias a ellos el sujeto la vive con cierta distancia; no estando, en el ojo del huracán que lo arrastra.
Hablamos de los nuevos psiofármacos y como la industria, “que son los actuales directores de formación, y depredadores del pensamiento libre sobre la locura, confunden  todo,  subvencionado ensayos, con productos que en realidad no sirven para nada… , esta perversión llega a su mas alto grado, cuando proponen hipótesis etiopatogénicas en función del resultado que se obtiene al administrar un determinado fármaco” nos dice, “de ahí la esquizofrenia resistente…  A que se resiste? ”, nos plantea.
Comenta el  “daño que hizo el psicoanálisis a la psiquiatría , y que él entiende que, básicamente  todos sus pacientes, que responden  a los miedos comunes de las personas,  y luego claro, a la súper estructura que los domina .
Le dije  que el libro que mas me había gustado, era EL TRASTORNO ESQUIZOFRÉNICO DE LA ACCIÓN HUMANA  1995 , me dice, “no soy profesor, en él nada cuento de lo que a mi parecer podría ser el núcleo de lo psicótico, si eso existe, pero claro el mundo afectivo, también me parece que sea el núcleo o motor alrededor del cual se construye la persona”. Es tal vez lo que llamaba Rof Carballo la urdimbre afectiva, le digo, asiente .
Hablamos del terrible repliegue afectivo de la evolución de la psicosis , y de ese aire orgánico, que pese a todo no se llega a demostrar nada concluyente….  pese a todos los medios que se tienen a nuestro alcance.
Recordando a un paciente, un muchacho que entra en su consulta, su forma de mirar, su aire esquivo , mirada perdida, “ese olor que decían los clásicos” …el contacto esquizofrénico.
Hablamos: de los neologismos como indice de mal pronostico, de la esquizofrenia tardía, de la teoría de la psicosis única,  y del futuro de la psiquiatría; comenta con tristeza “que los jóvenes…. apenas muestran interés por nada”.  Vamos saltamos de temas,  buscando el titulo de la charla de Orense:  lo que quiera ….”Los avatares del concepto esquizofrenia” ,  estaría bien, así queda abierto. Después nos encontramos con José Lázaro, me presenta, y él le dice, que tiene que venir a Orense, hablamos de fechas. Se le ve con ganas de hablar para gente que quiera oírlo, y dice  “así es como se aprende, charlando con la gente”. Sorprendente, parece no seguir mas criterio que el de la lógica. Otra vez le demuestro mi admiración y quedamos en concretar.
Casi un año mas tarde con 69 años cumplidos y organizado por el Servicio de psiquiatría de Orense,   Unidad de Agudos   ( Drs: P. SEVILLA, F. MORENO, D. SIMÓN, I. GÓMEZ-REINO) y patrocinado por la A.G.S.M.

El  15 de dic del 2000 el DR. Antonio Colodrón Álvarez impartió una conferencia en el Colegio Oficial De Médicos De Orense  con el titulo : EN TORNO AL CONCEPTO DE ESQUIZOFRENIA.

Llego el día, fuimos a recogerlo a la estación, era un hombre mayor, alto y algo huesudo, gesto amable y mirada firme,  venia acompañado de la mujer, intente ayudarle con el equipaje; no lo permitió, los acompañe hasta el hotel, quedamos a cenar en un conocido restaurante . Debía estar a régimen, por los comentarios que hizo con los entremeses, “tu sacrificándote y te ponen delante esto” le dijo a la mujer. La conversación era un delicia, hombre culto, lleno de anécdotas y divertido.
Comentado lo poco que se  prodigaba en los múltiples  “saraos psiquiátricos” del momento, nos confiesa que es el precio de  “estar muy al margen del mundillo de las sociedades científicas” parecía, estar fuera de los círculos oficiales y académicos.  Nos comentó que pese a haber sido profesor asociado de la universidad Complutense, “la universidad le repelía, por la cantidad de trabas que impiden el pensamiento libre”  y que ese relativo ostracismo al que te someten las sociedades científicas, era el precio de la independencia de pensamiento. Efectivamente a la vuelta de la cena, comentamos con otro compañero “este hombre es un outsider”.

15/12/2000.

EN TORNO AL CONCEPTO DE ESQUIZOFRENIA”. Notas de la conferencia.

La voz esquizofrenia, sugiere un conjunto convenido de síntomas (CIE 10; DSM ), último intento de ordenar el alboroto generado en tomo a una idea en crisis permanente, que desde su mismo origen, mantuvo violentados trastornos distintos con apariencia de unidad.  La “demencia precoz” – acertó a denunciar Moebius apenas aparecida la síntesis kraepeliniana ha nacido demasiado abultada».

Decimos que la esquizofrenia es un concepto clínico de valor convencional, amparándonos en que diagnosticar, es corresponder lo observado en un sujeto, con el producto de un extenso proceso cultural conformador, a lo largo del tiempo, de modos distintos de apreciar unos fenómenos.

Pero, definir una enfermedad no termina con la descripción de unas agrupaciones de síntomas, pues precisa también, de una hipótesis explicativa; en la esquizofrenia una y otra, descripción y explicación, han enlazado incontables secuencias de desacuerdos y hoy la psiquiatría, seducida por una nosocracia puntillosa que trata de imponer nuevos perfiles, no acierta a contener en el “odre viejo de la vieja entidad” la avalancha de datos nuevos nacidos con las nuevas tecnologías.

En su nacimiento, fueron dos palabras que unidas fundieron los significados, demencia y precoz, en una engañosa síntesis que con el tiempo dio amparo a casi todo cuanto es tenido por extraño, por insano, por vesánico, demente, loco o enajenado. Ahora bien, si ninguna de estas voces aledañas (vesania, demencia, locura, enajenación) alcanzó significado claro y distinto, menos aún « Demencia precoz », cargada con el lastre del doble significado de la voz demencia: su valor actual, pérdida progresiva e irreparable de la inteligencia que sigue a la destrucción neuronal y el de vesania, la alteración severa de las relaciones del hombre con su mundo, la sinrazón, el sentido tradicional que, hasta bien reciente, se mantuvo incluso en nuestros códigos.

A medio siglo de la demencia precoz Moreliana, la ambiciosa síntesis de Kraepelin abusó de juzgar análogos, por un estado terminal semejante, cursos demasiado heterogéneos:

El hebefrénico en donde el trastorno primordial está en el lenguaje. El catatónico en el trastorno motor. El paranoide, en el trastorno del pensamiento.

Sin embargo en 1903 ya se burlo Serbsky de esta “demencia sin demencia”. El propio Kraepelin acabó por reconocer que algunos de aquellos enfermos curaban, y que la parademencia no acreditaba una entidad.

Luego, con Bleuler, la consagración de la voz Esquizofrenia aportó nuevas dificultades ya que al proponer el diagnóstico en conformidad con una peculiar estructura psíquica, extendió la idea de “mente escindida” a cuanto había alcanzado la demencia precoz, que en la psiquiatría alemana era ciertamente mucho: todas las organizaciones vesánicas de la personalidad excepto el pequeño grupo de las paranoias.

La escisión, la Spaltung, la disociación, la dislocación de las funciones, la vieja idea de la ataxia intrapsíquica de Stransky y, más precisamente, la de la sejunción de Wernicke, reverdeció ahora como eje de la entidad esquizofrenia. La escisión quedo mal definida, nació envuelta en polémica y diversa en contenido;  no se verifica siempre y además, la clínica ofrece patologías con escisión y sin evolución esquizofrénica. Un carácter, bien lo advirtió Freud, postulado teóricamente, que no le pertenece en exclusiva.

El mismo Bleuler lamentó haber conocido tarde el término «discordante», propuesto por Chaslin, pues lo hubiera preferido ya que discordar, desafinar, desentonar, recoge más adecuadamente que escindir, la substancia del grupo de las esquizofrenias.

En cualquier caso desde su mismo origen, un malabarismo nosológico escamoteó la cuestión esencial: tanto la escisión como la parademencia se erigieron en puntales de un conocimiento, de un diagnóstico, por haber sido previamente, el fundamento de lo que se deseaba definir.

En 1923, Bumke leyó en Leipzig un trabajo con un título que parece de hoy: Die Auflosung des Dementia Praecox, «La disolución de la demencia precoz». Bumke renuncia a la esquizofrenia como entidad unitaria. Describió cuadros que podrían ser diagnosticados como esquizofrénicos que ocurren como forma de reacción. «Yo no puedo decir qué sea una esquizofrenia » concluyó más tarde, entre el desorden, K. Schneider « sino que a esto lo llamo esquizofrenia o, bien que esto es lo que hoy llamamos esquizofrenia».

 « No cabe otra forma de definirla – terció por su parte H. Ey – más que como una psicosis que constituye una especie de un género, el de los delirios crónicos, caracterizada por su tendencia a la desorganización del existir y a la organización de un mundo autístico que aboca generalmente a una clausura más o menos completa de la comunicación con el otro».

Circunstancias y convulsiones fuera de la medicina contribuyeron a mantener a flote una barca de débil armadura que, demasiado llena, se hundía; acontecimientos socio políticos cuyo desarrollo y alcance no caben hoy aquí: el movimiento eugenésico y las leyes de esterilización, la antipsiquiatría, la psiquiatría comunitaria, la polémica sobre la esquizofrenia latente, la “pax americana”, aherrojamiento al fin, que, desde su desinterés por la historia, descubre un día que la psiquiatría europea existió y al reencontrar a Kraepelin creyó hallar final a su desasosiego acomodándose a la simplificación de las dos psicosis endógenas, esa dicotomía hoy tan inservible como útil fue hace cien años para poner un primer pie en el orden nosológico.

Demencia precoz, pues, no siempre precoz y de ningún modo demencia genuina; esquizofrenia, a menudo, sin escisión; psicosis frecuentemente, sin delirio; endógena, en busca de ese nebuloso espacio del endón. Con qué esquizofrenia nos quedamos?

¿Con una de Kraepelin? ¿Con cuál de ellas: la de la 6ª edición, de 1899, que incluye prácticamente todas las formas de locura o la de la 8ª que excluyó la paranoia y las parafrenias ?

¿Con una de Bleuler? ¿La de 1911, tan ostensiblemente sincrónica, o la que propugnó en 1926, en el Congreso de Ginebra y Bausana, una verdadera «enfermedad única»? ¿Con lo de Schneider, la de Bumke, la de Wilmanns, la de Szasz, la de Kretschmer, la de H. Ey…? Las CIES o las derivadas de la DSM-, reiterados intentos de fundir unas y otras, revelan, con su quitar y poner, la imposibilidad de dar respuesta cumplida a la pregunta de esta conferencia.


Dicto su conferencia y mantuvimos un intercambio de pareceres, entre otros temas le plantee una cuestión sobre la psicosis que me preocupaba desde el principio de mi quehacer en psiquiatría . ¿ Si la psicosis es un forma de ser, o una manera de estar… ¿ Se es psicótico o se está psicótico? . Se quedo pensando, parecía que le gustaba el reto de la respuesta, que no es fácil, miro a su mujer que asistía con nosotros y nos dijo que esa es una pregunta que solo puede ser planteada en nuestro idioma, y no había respuesta. ….?
Nos despedimos, marchaba en tren ese mismo día, nos  agradeció a todos lo bien acogido que se había sentido,  y que , “quedaba  sorprendido del nivel que se había encontrado en Orense”.

Un tiempo después recibimos una carta suya.

CARTA DE COLODRON colodron

Dos años mas tarde.

En el 2002 publico LA CONDICIÓN ESQUIZOFRÉNICA   en el que hace un recorrido histórico de las ideas psiquiátricas y  su devenir con el paso del tiempo, desde su nacimiento con la revolución francesa, hasta el DOM, el presente y futuro de la psiquiatría, los campos de investigación, epidemiología, genética, etc. El libro es una síntesis del pensamiento del autor.

Este libro lo consagra como la máxima autoridad sobre la esquizofrenia en España.

Su dedicatoria merece reproducirla:

“A vosotros , apenas un punto de luz en el paseo de tantos por la obscuridad.

Pero un punto de luz al fin y al cabo .

A vosotros, mis colegas del día a día, que intentáis abarcar lo incomprensible para aliviarlo.

Porque nuestra labor, aún vacilante, es vida para muchos.

 Tras esta publicación aun se intento que volviera por Orense en el 2005; ya no fue posible.

En marzo del 2010 en Archivos de Psiquiatría. 2010;73:4 (1-marzo-2010) www.archivosdepsiquiatria.es fue publicado  un ARTICULO ESPECIAL


De Kraepelin al DSM- por Antonio COLODRÓN * .

No hemos vuelto a leer mas sobre él.

No hemos pretendido hacer un recorrido exhaustivo por su obra, sino comentar la parte que mas nos ha hecho disfrutar en este difícil  oficio y por la que le quedamos agradecidos, pretendemos homenajear su recuerdo,  al hombre y  a la obra, y animar a los colegas mas  jóvenes a nutrirse de su lectura.

El sábado 02 de marzo 2018, falleció Antonio Colodrón Álvarez, para muchos compañeros de profesión, el psiquiatra contemporáneo español más notable.

Quedan sus libros, sus escritos, inexplicablemente ignorados para una mayoría de psiquiatras que se forman actualmente. Para nosotros, sin duda ya  un clásico. 

D.E.P.

FRANCISCO MORENO

PSIQUIATRA ORENSE

fmoto318@gmail.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos de Revisión, Lembranzas (Recuerdos), Libros e Informática, Seminarios y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s